- pesquerías
- calamar
- pulpo
- sepia
- choco
- pota
DESCRIPCION
  Se caracteriza por tener ocho brazos musculosos y dos tentáculos retráctiles. Los brazos presentan cuatro filas de ventosas. El color es variable. La concha está completamente cubierta por el manto y constituye el llamado jibión. Nada lentamente ondulando las aletas y cuando se siente atacado emplea un mecanismo de retropropulsión.
HABITAT
  Al llegar la primavera se aproximan a las costas, viviendo en fondos de arena y barro provistos de vegetación cerca de la costa, hasta los 100 m. de profundidad.
ALIMENTACION
  Se alimentan básicamente de crustáceos, peces pequeños y otros moluscos que tritura con sus poderosas mandíbulas.
REPRODUCCION
  La puesta tiene lugar de febrero a septiembre, sin embargo, se pueden encontrar machos y hembras maduros todo el año. Los huevos, en forma de racimos, están recubiertos de una membrana oscura y son depositados sobre algas. Al eclosionar nacen ya con forma semejante a los adultos.
CAPTURAS
  La captura puede hacerse con nasas, trasmallos y arrastre. También con poteras y a la femiera.
PREPARACION
  En Galicia se come la sepia en su tinta con un poco arroz blanco, pero su carnosidad admite otras preparaciones, como puede ser a la plancha con un poco de aceite, ajo y perejil. En Portugal la toman a la plancha entera, cuando está fresca, sin siquiera quitarle las vísceras. Si quiere optar por lo tradicional, pruebe una caldeirada para sorpresa de los más clásicos. A la romana está tan bien o mejor que los calamares.